QUE DIFICIL ES SER SENCILLO